Blog

El Arte de Elegir el Lubricante Perfecto para tu Vehículo

Nuestro vehículo más que un medio de movilización es nuestra inversión, es todo el esfuerzo que empleamos para conseguirlo, lo que significa un mayor cuidado para que dicha inversión no pierda valor y se encuentre en óptimas condiciones.

Conducir un vehículo en óptimas condiciones significa tranquilidad, seguridad y ahorro. La tranquilidad de saber que tendremos nuestro vehículo para cuando lo necesitemos, la seguridad que nuestro vehículo responderá correctamente en cualquier recorrido o viaje que emprenderemos, y el ahorro de dinero al evitar reparaciones costosas.

Dentro de nuestro vehículo el componente más importante y fundamental es el motor, representando aproximadamente el 40% del valor del vehículo. Un motor en buen estado es esencial para un rendimiento eficiente y duradero de tu vehículo, por tal motivo si queremos cuidar nuestra inversión, debemos mantener el motor trabajando a la perfección, y para esto el lubricante desempeña un papel crucial.

Lubricante Perfecto, Motor a la Perfección

Para que tu motor funcione a la perfección debe utilizar el lubricante perfecto, protegiéndolo contra todas las adversidades que se enfrenta durante su funcionamiento. Para esto, el lubricante no solamente debe lubricar, sino que además debe cumplir con las siguientes funciones:

  • Reducir Fricción: Mediante la lubricación de los componentes móviles se reduce la generación de calor, consumo de energía causado por la fricción y por ende consumo de combustible.
  • Combatir los contaminantes: El lubricante perfecto tiene la capacidad de combatir los contaminantes generados por el proceso de combustión, como lo son el hollín, ácidos y sustancias corrosivas; manteniendo el motor limpio y sin rastro de barnices y lodos. Un motor limpio es un motor en excelente estado.
  • Proteger componentes: Gracias a sus propiedades que se adhieren a los componentes móviles y en contacto, el lubricante reduce el desgaste mecánico, protege las superficies contra el rayado, picadura y ataque de sustancias corrosivas. Extendiendo la vida útil del motor y sus componentes.
  • Separar componentes: Para que el lubricante sea perfecto para tu motor, debe mantener la distancia de separación de los componentes diseñados por el fabricante para evitar daños y un funcionamiento deficiente. Esta separación la da la viscosidad, y debe mantenerse en todo el intervalo de cambio. La viscosidad debe ser la recomendada por el manual de usuario, ya que una viscosidad menor significaría menor distancia de separación y mayor contacto entre piezas; mientras que una viscosidad mayor a la recomendada generará un movimiento de los componentes más lentos reflejado en un mayor consumo de combustible.
  • Generar sello correctamente: El lubricante perfecto mantiene su viscosidad durante todo el intervalo de uso y mantiene la compresión dentro de los cilindros, evitando la entrada excesiva de aceite en la cámara de combustión, reduciendo el consumo de aceite y mejorando el desempeño del motor.
  • Enfriar y Reducir Calor: Gracias a sus propiedades antidesgaste, genera un movimiento más fluido y gentil de los componentes del motor, reduciendo la pérdida de energía por calor y manteniendo todos los componentes dentro de la temperatura de trabajo.

El cumplimiento de las funciones antes mencionadas por parte del lubricante producirá un mayor rendimiento en el motor y extenderá su vida útil sin mantenimientos correctivos costosos. Elegir usar el lubricante perfecto puede marcar la diferencia en términos de costos de reparación a largo plazo, ya que ayudan a prevenir el desgaste excesivo de las partes del motor, lo que se traduce en una menor necesidad de reparaciones costosas. Considerando que las reparaciones de motor pueden ser un gasto significativo, invertir en utilizar el lubricante perfecto resulta ser una estrategia inteligente para reducir costos a lo largo del tiempo.

La perfección en el lubricante

La perfección del lubricante de motor proviene de su formulación química, donde podemos encontrar que está conformado por 80% de aceite base y 20% de aditivos. El rendimiento y cumplimiento de las funciones señaladas proviene tanto de la calidad de la base como de los aditivos.

Existen diferentes tipos de bases, que va a depender de los requerimientos de rendimiento, calidad del lubricante y presupuesto del consumidor. Entre las bases que podemos encontrar en el mercado están:

  • Bases minerales, económicas y con rendimiento de 5.000 km. En este caso se recomienda utilizar las bases minerales tipo II, ya que poseen una mayor calidad en términos de pureza que las bases minerales tipo I, donde solamente se recomienda para 3.000 km.
  • Bases semi-sintéticas, las cuales consisten en una mezcla de bases minerales tipo II y bases sintéticas tipo III o IV. Los aceites semi-sintéticos cuentan con un rendimiento de hasta 8.500 km. Son más costosos que las bases minerales, pero cuentan con un mayor rendimiento.
  • Bases Full Sintéticas, con mayor nivel de refinamiento y pureza, cuentan con un rendimiento de hasta 12.500 km. Los lubricantes fabricados con aceites completamente sintéticos brindan las mejores prestaciones al motor en cuanto a resistencia a oxidación y rendimiento que las demás bases mencionadas.

Por otro lado, encontramos a los aditivos, los cuales son potenciadores del rendimiento del aceite y trabajan de la mano con las bases, representan el 20% de la formulación de un lubricante. Los aditivos son los encargados de brindar las propiedades necesarias para que un lubricante sea perfecto y ayudan a que las funciones principales sean cumplidas. Los aditivos desempeñan un papel crucial en la protección del motor, manteniendo limpios los componentes internos y reduciendo la acumulación de depósitos. Entre los principales aditivos podemos encontrar: Antidesgaste, mejoradores de índice de viscosidad, mejoradores de viscosidad, detergentes, dispersantes, antioxidantes, emulsionantes, inhibidores de corrosión, modificadores de fricción, extrema presión, entre otros. El lubricante perfecto cuenta con todos los aditivos antes mencionados, de esta forma cumple con todas las funciones para proteger a tu motor y extender su vida útil.

Lubricante certificado, perfección asegurada

El lubricante perfecto es aquel que tiene certificaciones internacionales de calidad y cumple con los requerimientos de funcionamiento de los fabricantes de motor. Entre los organismos que certifican la funcionalidad y calidad de un lubricante tenemos a API, Instituto Americano del Petróleo, el cual entrega una certificación que sirve como indicador clave de la calidad del lubricante y garantiza que el producto cumple con los estándares de rendimiento establecidos por la industria. Todo lubricante certificado por API tendrá en su etiqueta el sello tipo dona donde específica las características incluidas en la certificación y se podrá encontrar registrado en la siguiente página:

https://engineoil.api.org/Directory/EolcsResults?accountId=13954

Adicionalmente, se encuentra otro organismo certificador llamado ACEA, Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles, el cual entrega una certificación de calidad y funcionalidad del lubricante según los requerimientos de desempeño de los fabricantes europeos. Al elegir un lubricante certificado por API o por ACEA, tienes la confianza de utilizar un producto que ha sido rigurosamente probado y aprobado para su uso en motores de automóviles, asegurando tu inversión y cuidando tu motor.

El lubricante perfecto, tu mejor elección

Para finalizar, elegir el lubricante perfecto para tu motor es una decisión crucial que afecta directamente al rendimiento y la vida útil de tu vehículo. Considerando aspectos como el buen estado del motor, los costos de reparación, la certificación API, las bases y los aditivos, puedes tomar decisiones informadas que no solo beneficiarán tu bolsillo a largo plazo, sino que también asegurarán que tu vehículo funcione de manera óptima en cada viaje y recorrido. Recuerda, invertir en tu motor hoy puede traducirse en ahorros significativos y un rendimiento confiable en el futuro.

Comienza por hoy y conoce al lubricante perfecto para tu vehículo revisando nuestro portafolio. Contamos con lubricantes para cualquier tipo de motor, requerimiento y bolsillo. Todos nuestros productos están fabricados con bases y aditivos de la más alta calidad, con certificación API, y se encuentran probados en motores de alto desempeño. Cuida tu motor con el lubricante perfecto. 

Productos relacionados